Dicen que un largo viaje comienza con el primer paso. Pero diseñar el camino no es sencillo. Elegir el destino es solo la primera decisión a tomar. Después vendrá la compra de billetes de avión, la reserva del alojamiento, encontrar cómo desplazarse desde el aeropuerto hasta el hotel, decidirse por un itinerario que incluirá nuevas reservas de alojamientos y nuevos traslados… Es la logística que todo turista debe preparar, salvo si se decanta por la tour operación.
En ese caso, el largo listado de tareas que acabamos de describir queda en manos del tour operador, que ofrece unas vacaciones completas en función de los reclamos turísticos más interesantes. Se trata de proporcionar una experiencia única al viajero, la primera ventaja de elegir la tour operación. Pero además hay otros muchos beneficios para el cliente que toma esta opción. Estos son algunos de los que más satisfacen al público:

Precios competitivos
Uno de los principales factores que se tienen en cuenta a la hora de elegir un viaje es su precio. Y en este aspecto, la tour operación permite que el viajero pueda elegir entre las opciones más económicas ya que dispone de paquetes que hacen posible precios mucho más competitivos que los que encontraríamos a nivel individual.

Todo listo también en fechas complicadas
Encontrar un billete de avión y un hotel en fechas muy demandadas puede ser toda una odisea. Navidad, Semana Santa y verano son un buen ejemplo de ello. Sin embargo, el tour operador se adelanta a este problema, y proporciona opciones excelentes también para estas fechas. La temporada alta es, de hecho, una de sus especialidades.

Ahorro de tiempo
El turista no solo tiene que elegir destino, sino también qué ver en él. Y en este sentido, optar por la tour operación es tener la certeza de que no vamos a perdernos ninguno de los rincones que hacen tan especial el lugar elegido. Eso supone un ahorro de tiempo considerable para el viajero.

Garantía de seguridad
¿Qué ocurre si el vuelo se retrasa y la recepción del hotel solo abre hasta determinada hora? ¿Y si cancelan nuestro vuelo? Esta clase de inconvenientes son más frecuentes de lo que cabría imaginar, y el cliente tendrá que resolverlos sin ayuda en caso de que no haya optado por la tour operación. Sin embargo, no tiene que preocuparse por nada si su viaje ha sido organizado por un tour operador. Será este quien se encargue en el momento de resolver los imprevistos.

Acceso a las principales atracciones turísticas
Entre las ventajas de realizar un viaje con un tour operador hay otro privilegio muy valorado por el turista: el del fácil acceso a las atracciones turísticas más demandadas. Habitualmente el tour operador cuenta con acuerdos que permiten que el cliente no tenga que esperar para poder acceder a lugares turísticos, facilitando la entrada.

Traslados
El tiempo es oro también durante las vacaciones, y perderlo buscando cómo llegar a los distintos puntos del itinerario del viaje (aeropuerto, hotel, regreso al aeropuerto…) puede echar por tierra las vacaciones. Sin embargo, el tour operador puede encargarse de esa tarea, proporcionando traslados ágiles que permitan disfrutar más de la experiencia del viaje.

Leave a Reply